¿Un «agropagaré» para pagar la deuda argentina?