La falta de agua y el aumento de los fertilizantes derrumban la intención de siembra del trigo